Las nanopartículas de plata ayudan a crear entornos más saludables

Los beneficios de la tecnología antimicrobiana
2020.03.23 by 

Incluso en la era moderna, las infecciones víricas siguen siendo un problema de salud importante. Como individuos, debemos buscar formas de mejorar la higiene de nuestro entorno diario y, por consiguiente, nuestro bienestar. Tenemos la responsabilidad social de tomar medidas preventivas porque las enfermedades infecciosas siguen suponiendo un problema para la salud pública, como demuestra el reciente caso de COVID-19. Para combatir las nuevas enfermedades infecciosas y el posible aumento de su frecuencia, es necesario limpiar la tecnología que usamos todos los días con los agentes terapéuticos más efectivos y novedosos, como las nanopartículas de plata.

El campo de la nanotecnología es una de las áreas de investigación más activas en la ciencia de los materiales actual. Todos los días aparecen nuevos descubrimientos en el campo, que tiene un impacto considerable en nuestra calidad de vida. Muchos de los innovadores artículos que usamos a diario ahora pueden contener nanopartículas. En concreto, la plata (Ag) se ha vuelto muy popular como nanopartícula por su facilidad de aplicación y sus numerosas propiedades. La plata tiene un largo historial de uso en medicina y en salud pública desde hace al menos 6000 años. Antes del descubrimiento de los antibióticos, la plata se usaba para tratar enfermedades tales como neumonía, tuberculosis, úlceras y otras infecciones. Los avances en la nanotecnología permiten aprovechar los beneficios de la plata en forma de iones de plata (Ag+) y nanopartículas de plata (Ag NP). Estas últimas han recibido una atención considerable debido a sus propiedades para combatir microbios, bacterias, hongos, gérmenes, virus y mohos. Las nanopartículas de plata son el agente antimicrobiano más efectivo que se conoce hasta ahora, y han demostrado ser efectivas para prevenir el crecimiento de patógenos comunes transmitidos por los alimentos y por el aire, como Escherichia coli (E. coli), Staphylococcus aureus, Pneumo Bacillus y Salmonella morgani, por nombrar algunos.

¿Cómo funcionan las nanopartículas de plata?

El diminuto tamaño de las nanopartículas de plata varía de 1 a 100 nm, por lo que son muy eficientes a la hora de interactuar con los microorganismos. Este tamaño es la principal ventaja que permite que las nanopartículas y los iones de plata liberados por las nanopartículas de plata penetren en las paredes celulares de un virus determinado (tamaño promedio de 30 a 150 nm), bacterias (de 300 a 50 000 nm) y hongos (>2000 nm). Los científicos han demostrado que el efecto antibacteriano de las nanopartículas de plata se debe principalmente a la liberación continua de iones de plata libres de las nanopartículas, que les sirven como vehículo. Los iones de plata están cargados positivamente y son absorbidos por la superficie de la bacteria, cargada negativamente. Mientras cruzan la membrana del microorganismo, inhiben la función respiratoria, la división celular y los procesos de replicación, eliminando en última instancia al microorganismo. Los iones de plata pueden unirse al ADN/ARN de virus como el VIH, el VRS y el SARS, y volverlos inertes. El microorganismo destruido se desecha de forma natural, mientras que las nanopartículas de plata continúan trabajando en otros virus, bacterias u hongos.

Nanopartículas de plata en nuestra vida diaria

El uso de nanopartículas de plata como antibacteriano ha sido acreditado por las siguientes organizaciones: FDA de EE. UU., EPA de EE. UU., SIAA de Japón, el Instituto de pruebas e investigación para la industria química de Corea, y el Instituto de pruebas e investigación FITI. Gracias a estas acreditaciones, se ha podido utilizar para controlar el crecimiento bacteriano en diversas aplicaciones, incluidas mascarillas quirúrgicas, apósitos para heridas, dispositivos biomédicos y filtración del agua. La industria alimentaria se beneficia enormemente de las maravillas de las nanopartículas de plata, ya que se utilizan para recubrir envases de alimentos, inhibe el crecimiento microbiano y ampliar la vida útil de los productos.

La ventaja de los agentes antimicrobianos de plata es que pueden incorporarse fácilmente en diversos materiales, tales como plásticos y textiles, por lo que resultan útiles en un amplio espectro de aplicaciones y mantienen su actividad antimicrobiana in situ, mientras que otros agentes antimicrobianos se volverían inestables en condiciones similares. Al tratar superficies con nanopartículas de plata, se desarrolla una capa resistente a los gérmenes que inhibe el crecimiento de bacterias y otros microorganismos. Estas partículas liberan iones de plata que crean una protección antimicrobiana uniforme.

Creando un ambiente saludable

Un entorno saludable puede tener un impacto positivo en la tranquilidad de las personas y permitirles mantener jornadas activas en sus lugares de trabajo y otras organizaciones. Un protocolo de higiene integral y la incorporación de superficies antimicrobianas en el entorno diario reducen significativamente la carga microbiana y promueven un ambiente más saludable, más higiénico y más productivo. Los entornos más frecuentes en nuestra vida diaria y en los que pasamos más tiempo son el lugar de trabajo y las aulas. Debido a las interacciones sociales, ambos escenarios facilitan la propagación de enfermedades infecciosas debidas al contagio interpersonal de patógenos.

A medida que una infección llega a la población en general y está presente en más lugares, los individuos pueden entrar en contacto con el agente causante y propagarlo por las superficies con las que están en contacto. De hecho, transportamos más de 4000 gérmenes por centímetro cuadrado solo en nuestros teléfonos. Además, los estudios muestran que el 92 % de los teléfonos tienen bacterias y el 16 % contiene E. coli, una bacteria que se encuentra en las heces. Es probable que todos estos gérmenes produzcan infecciones.

Las pantallas planas interactivas (IFP) de BenQ están diseñadas para crear un entorno colaborativo saludable y atractivo. Se han diseñado para facilitar su uso, aumentar la eficiencia y mejorar la participación. Las pantallas antimicrobianas de las IFP de BenQ están recubiertas por varias capas de un nanoagente que emplea iones de plata no tóxicos y duraderos que acaba con la mayoría de los gérmenes que se acumulan en las superficies de las pantallas, y evitan infecciones cruzadas o epidemias en las salas de reuniones y aulas. Las propiedades antimicrobianas de los iones de plata mantienen su acción incluso después de limpiarla o de períodos de uso prolongados. Las IFP de BenQ pueden restringir eficazmente el crecimiento microbiano de Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa. Algunos beneficios de las soluciones funcionales de vanguardia con superficies antimicrobianas son una mejora de la productividad y una mayor participación individual. Los ambientes saludables e higiénicos promueven un aprendizaje positivo y espacios de colaboración, y mitigan en gran medida el impacto que las emergencias de salud pública tienen en la vida laboral y escolar.

Si desea saber qué puede hacer BenQ por usted, visite nuestra página o envíenos un correo electrónico directamente a demo.requests@benq.eu.

¿Necesita Ayuda?

Estamos aquí para Usted. Cada vez que nos necesite.

Contáctenos

¿Tiene preguntas o sugerencias para nosotros? Nos encantaría escucharlas.

Contáctenos

Vea Nuestras Preguntas Frecuentes

Encontrará las respuestas a las preguntas más comunes aquí.

Ir a Preguntas Frecuentes

Descargas

Encuentre nuestras aplicaciones más recientes, folletos, manuales, software y más.

Ir a las Descargas